jueves, 16 de febrero de 2017

¿Bragas? ¿Calzoncillos? Ah! Underwear!


Últimamente he adquirido unas cuantas novedades en literatura infantil (cómo no) que me han interesado viendo las reseñas que se han hecho de ellas para preparar nuevas sesiones. Entre esas novedades está “Los calzoncillos del Oso Blanco” de Tupera Tupera, editado por Andana, un divertido libro con troquelados con forma de calzoncillos. El Oso Blanco los ha perdido y el pequeño ratón le ayuda a buscarlos. Se van encontrando con calzoncillos de diferentes formas, tamaños, colores y colocación (de arriba abajo o en posición normal) y, al pasar la página, vemos los animales a los que pertenece. El final no lo desvelo.

El caso es que empezando a revisarlo en profundidad para ver cómo contarlo y jugarlo me he dado cuenta de que algunos personajes, debido a los detalles de la ilustración me sugerían ser femeninos. Aquí entré en un pequeño debate conmigo misma sobre los estereotipos de género, pero bueno, lo dejé pronto a un lado porque, pese a que unos calzoncillos podían perfectamente ser de color rosa, tengo claro que los calzoncillos que se venden en las tiendas para los niños no suelen llevar lacitos o volantes. La cuestión es que algunos animales me parecían femeninos, independientemente de la forma y color de los calzoncillos que lucieran. Entonces pensé en no sólo hablar de calzoncillos sino también de bragas, pero como “bragas” no me gustaba cómo sonaba, lo cambié por “braguitas”, que luego me sonó mucho peor porque si puedo evitar usar los diminutivos lo intento.

Así que entré en conflicto: ¿bragas y calzoncillos? ¿Sólo calzoncillos? No había rima, no había juego con el ritmo en el texto… tenía que recrearlo completo.

Y de pronto lo vi claro: el libro tenía que haber sido traducido del inglés. Porque en inglés probablemente fuera UNDERWEAR y eso rima con BEAR. Efectivamente: Polar Bear´s Underwear es el título del libro editado en lengua inglesa.


Investigando, ellos lo tienen maravillosamente solucionado a nivel de ritmo y rima:

Is that your pair, Polar Bear?
No, that´s not my underwear.

Durante todo el texto juegan con esas tres palabras rimadas. Pair of underwear, y Bear.

Sin embargo, en español más o menos sería: ¿Es esa tu ropa interior, Oso Blanco? No, esa no es.

Haber traducido “ropa interior” no habría funcionado porque, obviamente, “Calzoncillos” es mucho más cercano y comercial, pero no sirve como genérico, ya que es una palabra utilizada para ropa interior masculina. ¡Qué difícil tienen que haberlo tenido los traductores! Al final el libro ha quedado sin rima, sin ritmo y sin bragas tampoco.

El original está publicado en Japonés con este título:しろくまのパンツ, pero no puedo decir que sepa cómo ha quedado el resultado. No he podido averiguarlo pero intuyo que ellos mismos fueron los creadores del texto en inglés.
En fin, en ocasiones las traducciones de los libros son maravillosas,  apenas alteran el significado ni el juego que pueden dar a la hora de ser narrados. Y en otras ocasiones, sucede esto. Pero no pasa nada, ¡ya tengo un nuevo libro en mi repertorio para contar en inglés!

Mi recomendación: si les interesa, cómprenlo directamente en inglés...

lunes, 13 de febrero de 2017

El reto de trabajar como "Bilingual Support" en el Scottish Storytelling Festival


Durante el mes de octubre participé como narradora invitada en el Festival Internacional de Narración Oral de Escocia (Scottish International Storytelling Festival) contando mis propias historias pero sobre todo en la figura de “Bilingual Support” de narradores de Perú (Wayqui), Argentina (Liliana Bonell) y Panamá (Rubén Corbett). Esta posición es algo difícil de comprender y de asumir. Por un lado, la organización no quería que yo trabajara como traductora (obviamente, para eso habrían contratado a un profesional de la traducción español-inglés) sino como narradora (pero lógicamente, los cuentos no eran míos sino de otros). Yo debía hacer propios los cuentos de otros, contarlos desde dentro, no “sencillamente” traducirlos. Fue un absoluto reto y desde aquí agradezco a los tres narradores su esfuerzo y paciencia. Con cada uno de ellos fue una experiencia rica y diferente.

El hecho de traducir las historias de otros ha sido algo totalmente nuevo. Si ya para mí es un reto contar en inglés mi repertorio no siendo bilingüe, contar el de otros es algo tremendo.

Sin embargo esta entrada es para reflexionar sobre la experiencia de traducir a Wayqui: fue tan sencillo como respirar. Los nervios, la preocupación por acceder o no al vocabulario, a las frases hechas o expresiones o por respetar el ritmo del cuento se disiparon por completo. La conexión fue real, plena, absoluta. Conociendo poco de los cuentos con antelación y sin haber ensayado antes, la narración fluyó tranquila. La historia se dejó contar a dos lenguas.

Antes de comenzar cada una de las sesiones con él, me preguntó qué quería que contáramos. Me incluía en la selección del repertorio, me hacía, por un día, narradora de sus cuentos. No era su traductora: narraba con él. El hecho de que él pensara así me hizo sentir tan cómoda que fui tan yo misma como contando mis propios cuentos. Fue asombroso sentir tanta calidez sobre el escenario. Las historias eran tradicionales, lo que facilitaba el asunto y unas me gustaban más que otras, pero, de algún modo, las hice mías por un tiempo. Llegó un momento en el que, a la segunda o tercera sesión, la narración fluía tan bien que a veces yo contaba cosas que él había olvidado añadir o él decía frases en inglés para trastocarme. El resultado fue un público conectado, divertido, cómplice, al que se le podían preguntar palabras o expresiones y que todo el tiempo asentía y sonreía siguiéndonos. Las risas fluyeron libres y las lágrimas también. Fue un juego del que todos conocíamos las reglas y que incluyó sorpresas estupendas.

La mayor parte del público nos preguntaba durante esos días cuántos años llevábamos trabajando juntos y era muy divertido percibir su desconcierto cuando les respondíamos que era la primera vez.
Sentí que la energía de Wayqui y su calma, su dejar hacer a los cuentos, su forma de respetar a los demás, hizo que yo actuara y me sintiera de esa manera.

Cuando finalizó el Festival, desde la organización me dijeron que cuando hablaban de la figura del “Bilingual suport” era esto a lo que se referían, así que no pude volver de aquella experiencia más contenta.

Aquí pueden ver un vídeo y algunas imágenes sobre la experiencia con Wayqui. ¡Ahora el espectáculo "Peruvian stories to heal the soul" espera viajar mucho!



martes, 24 de enero de 2017

Comienza STORY TIME

Cartel realizado por Guille Rancel

Este viernes 28 de enero comienza en la Biblioteca Municipal de La Laguna una actividad de Narración Oral en Inglés para niños/as de 2 a 6 años y para mayores de 7 años y sus familias.

Es el cuarto año que formo parte de las propuestas de Narración Oral que acepta la Concejalía de Cultura para desarrollar actividades en la Biblioteca Pública. Desde la Asociación Tagoral y la Asociación +Arte, así como de forma autónoma, Isabel Bolívar y yo hemos promovido sesiones de cuentos para público familiar y sesiones de Bebecuentos que han funcionado muy bien.  

Las sesiones de Bebecuentos siguen funcionando con muchísimo éxito pero, por otro lado, este año las sesiones familiares se planificarán de otra manera (no habrá programación cada mes por ahora). Sin embargo, comienzan las sesiones para público familiar en lengua inglesa.

Se llevarán a cabo un viernes al mes, normalmente el último viernes salvo excepciones (para verificar la fecha, es preciso llamar al 922 25 99 40). 

Cada viernes se llevarán a cabo dos sesiones: STORY TIME BABY (niños/as de 2 a 6) a las 17h y STORY TIME (mayores de 7 años) a las 18h

Es una actividad basada en la narración de cuentos tradicionales y de autor, poemas y canciones a través de la palabra dicha, libros, títeres y objetos de diferente tipo. El objetivo principal es el de fomentar la escucha y el disfrute en esta lengua extranjera, acercando a las familias una opción cultural amena y diferente en torno a los cuentos contados. 

Por ahora no se precisa inscripción. Entrada libre hasta completar aforo. 

See you!!

martes, 6 de diciembre de 2016

¿Por qué no vienen niños grandes a escuchar cuentos?

Las sesiones de cuentos para público familiar están convirtiéndose poco a poco en sesiones de cuentos para bebés. ¿Dónde están los niños grandes?

¿Los niños grandes han huido? ¿Venían a las sesiones de cuentos cuando eran pequeños y cuando cumplieron ocho años y siguieron asistiendo se dieron cuenta de que los narradores seguían contando cosas muy sencillas y más bien dirigidas a los pequeños? O a lo mejor los narradores contaban para niños de su edad y les gustaban las historias pero los que venían a escuchar a la sesión eran muy pequeños e interrumpían mucho, o lloraban, o se movían y no les dejaban escuchar. O a lo mejor son grandes ya para cuentos y prefieren otros quehaceres en su tiempo libre. Siguen viniendo a la biblioteca y sacan libros pero no vienen a las sesiones de cuentos. A lo mejor sus padres insistieron al principio y los niños vinieron pero se desmotivaron y dejaron de hacerlo. A lo mejor los padres mismos fueron los que dejaron de traerlos porque ya los niños son mayores para estas cosas.

Muchos narradores que conozco están viviendo lo mismo. Sesiones en las que sólo vienen menores de seis. Y si cuentas para bebés la cuestión se complica porque los padres de los bebés te conocen y quieren venir a escuchar y traen a los niños muy pequeños aunque recién hayan cumplido los tres años… y tú tenías preparado un repertorio para niños mayores pero tienes que adaptarte porque el público que ha venido es muy pequeño, y así sesión tras sesión hasta que te das cuenta de que hace meses que no preparas un repertorio pensado para niños grandes porque no vienen. Hace meses que no cuentas un cuento de veinte minutos porque se suben por las paredes.

¿Es la pescadilla que se muerde la cola? Nosotros no contamos para los niños grandes porque ellos no vienen y ellos no vienen porque no les contamos.

¿Cuál es la solución? Como narradores debemos tener en cuenta que hemos de adaptarnos al público que venga a las sesiones familiares, pero cuando después de mucho tiempo eso se convierte en dejar de contar cuentos a niños mayores a menos que vayas a un colegio, ¿qué debemos hacer?
Hay narradores que conozco que tienen un repertorio constante y un estilo dirigido especialmente a niños mayores. El público lo sabe y suelen ir a verles niños grandes. ¿Pero qué hacemos los que contamos mucho para los más pequeños?

La primera salida que veo es tratar de fomentar en bibliotecas o librerías la programación específica para niños mayores de 7 años. ¿Vale recomendar o es preciso prohibir? ¿Qué pasa cuando los niños mayores tienen hermanos pequeños? ¿Pueden entrar?


Son muchos aspectos a tener en cuenta y la verdad es que llevo mucho tiempo dándole vueltas al tema. Tú, compañero/a, padre/madre/ programador/a, ¿qué opinas?

Expresarte pasito a pasito


EXPRESARTE pasito a pasito es un proyecto de estimulación temprana a través de los libros, la narración oral y el arte organizado por  Isabel Bolívar y por mí, patrocinado por el Gobierno de Canarias y Canarias Crea que se está llevando a cabo en las Bibliotecas Públicas del Estado de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas. 

Un proyecto que no ha dado más que alegrías por el buen recibimiento que ha tenido. Aquí les explico en qué consiste y ya Isabel y yo nos estamos preparando para el siguiente y último ciclo en diciembre.


Isabel Bolívar y Laura Escuela presentando el proyecto EXPRESARTE pasito a pasito en la Biblioteca Pública del Estado de SC de Tenerife

Los objetivos del proyecto son, entre otros, incrementar el acceso y el disfrute de actividades artísticas y culturales a familias con niños de 0 a 3 años, así como compartir una amplia gama de recursos textuales, orales y objetuales para fomentar la estimulación temprana y el desarrollo integral del bebé.
Familias durante el taller EXPRESARTE en la Biblioteca Pública del Estado de Las Palmas

A través de libros, canciones, poemas, nanas, retahílas y por medio de la experimentación y el juego acercaremos a los más pequeños a la biblioteca mientras fomentamos la expresión y relación del niño con el mundo que le rodea, potenciando sus habilidades, autoestima y seguridad.


Consiste en un taller de cuatro sesiones, una sesión por semana. Cada sesión dura aproximadamente una hora y trata sobre un tema específico: la noche, los animales, el cuerpo humano y la pintura.
Las familias con sus bebés disfrutan de un primer momento en el que se lleva a cabo una sesión de BEBECUENTOS en la que se comparten poemas, canciones, retahílas, etc. mediante el uso de objetos, títeres, instrumentos musicales y demás sobre el tema específico de ese día.

Laura Escuela en la Biblioteca Pública del Estado durante el taller de Octubre

Después se lleva a cabo una ACTIVIDAD PLÁSTICA relacionada con el tema y los libros que se estén trabajando. Se utilizan diferentes técnicas y con cada actividad por sesión se lleva a cabo la página de un libro que se conformará el último día: el primer libro hecho por y para el bebé.

Por último se lleva a cabo el libre ACERCAMIENTO A LIBROS seleccionados especialmente para niños de 0 a 3 años. Las familias escogen los libros que deseen para leer juntos, manipular y jugar con los pequeños. La monitora estará disponible para recomendar libros por edades o intereses. Finalmente nos despedimos hasta la siguiente sesión.

Isabel Bolívar en la Biblioteca Pública del Estado durante el taller de Noviembre

A cada ciclo han accedido hasta ahora 15 familias y se ha llevado a cabo durante el mes de octubre en las Bibliotecas Públicas del Estado de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas de Gran Canaria con gran éxito de convocatoria, acabándose las plazas en una sola mañana. Se seguirán realizando durante el mes de noviembre en ambas bibliotecas y durante el mes de diciembre sólo en la Biblioteca Pública del Estado de Santa Cruz.





domingo, 4 de diciembre de 2016

GRACIAS

Hoy quiero agradecer a los padres y madres que llevan a sus hijos e hijas a las sesiones de cuentos algunas cosas:

-Que respeten las edades recomendadas.
Gracias por no traer a tu hijo menor de 3 años a una sesión en la que previamente se ha indicado que es para mayores de 3. Gracias por, en caso de hacerlo porque tienes dos niños y uno es mayor de tres y otro menor, vienes con tu pareja o algún acompañante que puede hacerse cargo del pequeño y salir de la sala si es necesario.
Gracias por traer a tu hijo mayor de 6 años a las sesiones de cuentos. A veces echamos de menos a los niños mayores.

-Que respeten el espacio.
Gracias por haber aprendido que el espacio donde se lleva a cabo la sesión de Narración Oral cuenta con un funcionamiento específico: las familias vienen a escuchar, a compartir un momento en torno a los cuentos y el lugar cuenta con algunas normas básicas.
Gracias por haber aprendido a poner el teléfono en silencio.
Gracias por recordar que no hablamos entre nosotros, los adultos, cuando el narrador está contando.
Gracias por darte cuenta de que, cuando coincides en la sala con amigos/as o familiares que también vienen con sus hijos, puedes hablar con ellos/as antes o después de la sesión. 
Gracias por ayudar a tu hijo a entender que la sala donde se está escuchando el cuento no es un parque ni un bar ni un rocódromo.

-Que respeten a las historias y a quien las cuenta.
Gracias por, cuando ves a tu hijo pequeño interrumpiendo constantemente porque está muy nervioso o por algún otro motivo, ayudarle a calmarse y salir de la sala si es preciso. Gracias por no gritarle mientras el narrador está contando, sino acercarte y llamarle la atención en voz baja.
No te preocupes si el bebé tira del mantel donde están colocados todos los elementos de la sesión. Me vale que hayas tenido la intención de correr y llamarlo para impedirlo.
Gracias por entender que si tu niño es muy pequeño es normal que se quiera mover, pero también sabes cuándo se mueve demasiado y no tiene el día y lo respetas.
Gracias por no interrumpir el cuento porque quieres sacar una foto a tu hijo mientras estás en la sesión.
Gracias por implicarte, por responder, por cantar, por sonreír mientras escuchas, por comentar algo muy bajito sobre lo que se está contando con tu hijo, al que tienes sentado cerca de ti.
Gracias por sentarte cerca de tu hijo.

-Que respeten al librero o al bibliotecario.
Gracias por comprender las normas de funcionamiento de las inscripciones y por dar por hecho que nadie tiene nada en contra de que asistas a las sesiones de cuentos sino, bien al contrario, se programan sesiones de cuentos para familias con niños de diferentes edades y cada una tiene su forma de estructurarse. Cada lugar cuenta con su especificidad. Gracias por tener paciencia.

GRACIAS

viernes, 14 de octubre de 2016

Mi nido, mi prado, mi flor y mi laguna


Qué dulzura de libritos he encontrado perfectos para los bebés. Se trata de una colección de libros de cartoné con títere de dedo incluido llamados "Mi nido", "Mi prado", "Mi flor" y "Mi laguna". Sus autoras son Sara Gillingham y Lorena Siminovich. Están editados por Catapulta Ediciones.  

Cada libro cuenta con un protagonista: Un pajarito, un conejo, una flor y un pez, que es un títere de dedo que se encuentra en la parte central del libro y acompañan todo el tiempo. 


Me gusta mucho la sencillez de sus ilustraciones, que son cálidas y definidas, en colores brillantes y pastel, cada una con un personaje principal que habla en primera persona sobre su hábitat, su entorno. 

Las frases son muy sencillas y descriptivas pero, como suelo comentar, es un punto de partida estupendo para que nosotros creemos nuestra propia historia o descripciones, para que cantemos alguna canción relacionada con ese hábitat o ese animal protagonista, etc. 

Las páginas están troqueladas de manera que el hueco del títere se va cerrando cada vez más hasta que nos muestra dónde y con quién se encuentra: acogido y querido por su familia. 

Una colección preciosa para contarles desde que tienen meses y para que ellos manipulen aproximadamente desde el año de edad.

¡Que los disfruten!