domingo, 25 de septiembre de 2016

Cuentópolis de septiembre y su canal

Como comentaba algunas entradas más atrás, la Revista KIDSLIFE cada mes en su web renueva su contenido, y cada bimestre publica una nueva edición en papel con contenidos diferentes.

CUENTÓPOLIS está incluido en la revista y cada entrega cuenta con la recomendación de algunos libros. Aquí traigo los publicados en la web en septiembre. 


También cuenta con el CANAL CUENTÓPOLIS, donde cuento alguna cosa relacionada con los libros publicados. ¡Por ahora de un modo bastante casero!
En este caso comparto la musicalización del libro REGALOS de Estrella Ortiz, en especial para los más pequeños.

Espero que les resulte de utilidad. ¡Seguimos!


viernes, 23 de septiembre de 2016

¿Qué son los #Bocaditosdeálbum?

Hoy se cumple un mes desde el primer Bocadito de álbum publicado. Los bocaditos son exactamente eso: pequeños mordiscos, pedazos, porciones de álbumes ilustrados.



domingo, 18 de septiembre de 2016

De 0 a 3: Perro tiene sed

PERRO TIENE SED, escrito e ilustrado por Satoshi Kitamura, y acompañado en la colección MI PRIMERA SOPA DE LIBROS de la Editorial ANAYA por otros tres títulos: Pato está sucio, Gato tiene sueño y Ardilla tiene hambre.



Perro tiene sed se publicó originariamente en 1996 en Gran Bretaña, y por Anaya en el año 2000.

martes, 13 de septiembre de 2016

De 0 a 3: Mi maletín de los pequeños animales

Hoy, dentro de los libros recomendados para bebés, les traigo una pareja que me ha gustado mucho: dos libros incluidos dentro de un pequeño maletín de plástico llamado "Mi maletín de los pequeños animales", editado por Editorial San Pablo.


Maletín de los pequeños animales

Dentro hay dos libros de cartoné con pestañas: Los pequeños de la selva y Los pequeños de la granja. 

lunes, 5 de septiembre de 2016

CUENTÓPOLIS

Hoy comparto con ustedes una estupenda noticia: ayer se llevó a cabo el lanzamiento en papel de la revista KidsLife, que nace desde la necesidad de algunos padres y madres de  una guía de actividades y lugares relacionados con la educación y el tiempo libre de niños/as de hasta 12 años.
KidsLife será bimensual y se repartirá por los colegios, así como en centros culturales y empresas relacionadas con el mundo infantil. Cuenta con una estupenda agenda y con contenidos muy variados: literatura infantil, salud, creatividad, ocio, etc.

Pueden visitar la página web www.kidslife.es e incluso descargar la primera edición en papel de la revista. También pueden seguirles en su página de Facebook.

Yo estoy encantada de formar parte de ella con la sección CUENTÓPOLIS, donde cada bimestre en papel y cada mes en edición digital participaré a través de esta ventana a la Literatura Infantil con breves artículos relacionados con la literatura infantil, actividades para crear y divertirnos en familia y mucho más. También encontrarán la sección CUENTOPOLIBROS, donde reseño brevemente algunas lecturas que considero recomendables para niños/as de todas las edades y un libro en inglés.  

Laura Escuela Cuentópolis recomendación libros

Comienza la aventura. En la web, este mes, el artículo es “Contar cuentos a los hijos,contar cuentos a los padres” y en la revista, “¿Prefieres el libro o la película?”


Espero que les resulte de interés. 

¡Seguimos!

martes, 30 de agosto de 2016

Lecturas refrescantes, Else Holmelund y Sendak

La lectura de los libros de la danesa Else Holmelund Minarik ilustrados por Sendak son, más que refrescantes, dulcificantes, afectuosamente reconstituyentes.


La colección es la siguiente:
Osito, de 1957 publicado por Alfaguara en 1980
Papá oso vuelve a casa, de 1959 publicado por Alfaguara en 1981
Los amigos de osito, de 1960 publicado por Alfaguara en 1984
La visita de Osito, de 1960 publicado por Alfaguara en 1981
Un beso para osito, de 1968 publicado por Alfaguara en 1982

Los cinco libros han sido recién reeditados por Kalandraka, que es la editora de Sendak en España y Portugal, de manera que están al alcance.

Se trata de unos libros sencillos, ilustrados a dos o tres tintas que recuerdan al estilo de los grabados y protagonizados por una familia de osos.
Cada libro está compuesto por cuatro cuentos. Normalmente la estructura los va hilando de manera que los tres primeros cuentos son independientes y el último los engloba a todos.
En ellos, el osito protagoniza escenas de la vida cotidiana resueltas siempre con afecto.

Por ejemplo, en Osito, podemos observar los siguientes cuatro cuentos en el INDICE.


En el primero Osito tiene frío y su mamá le va cosiendo diferentes prendas para aliviarle. La estructura es repetitiva, de modo que cada vez que se queja de frío la mamá dice: Vete frío, que mi Osito es mío. Luego le cose una prenda, se la da y Osito dice, por ejemplo: ¡Vaya! Un abrigo para el frío, ¡Qué bien! Fuera frío, que el abrigo es mío.
En el segundo cuento, es el cumpleaños de Osito y como no encuentra a su madre ni ve ningún pastel de cumpleaños piensa que ella se ha olvidado y se pone a preparar una sopa de cumpleaños con unas pocas verduras. Sus amigos vienen de uno en uno a visitarle y se van sentando a la mesa, también a través de una estructura repetitiva, hasta que al final aparece la mamá con el pastel, porque, claro, no se había olvidado.
En el tercer cuento Osito quiere volar a la luna y su madre, realista, le dice que los osos no pueden volar, que tal vez se caiga y se dé un buen porrazo. Osito se marcha orgulloso, salta y efectivamente se da un buen porrazo, pero juega a que ha caído en la luna y vuelve a casa (su casa de la luna) a la hora de comer. Su madre le dice que ella tuvo un osito de la luna que se fue a la tierra y que puede comerse su comida. El osito, entonces, dice: Mamá osa, deja de bromear. Tú eres mi Mamá Osa y yo soy tu Osito, y estamos en la Tierra y tú lo sabes.
En el último cuento, Osito antes de dormir desea muchas cosas y su mamá dice a todas que son imposibles, de modo que Osito pide un cuento, y mamá osa le narra resumidamente las tres historias anteriores, hasta que le pide que se duerma.  

Else me transmite a través de estos cuentos la necesidad de seguridad de los niños pero también de independencia, aventuras y juego, y especialmente la importancia de la familia y de los iguales. Los pequeños conflictos se resuelven siempre en un entorno afectuoso.
Los imagino perfectos para leer junto a niños de tres o cuatro años y para que los que ya empiezan a leer se aventuren solos.

¡Espero que los encuentren y los disfruten!

domingo, 21 de agosto de 2016

Lecturas refrescantes: Janosh

Hoy, dentro de las lecturas de clásicos que estoy utilizando para refrescarme este verano viajando a los años ochenta con viejas ediciones, les presento a Janosh, autor e ilustrador Polaco nacido en 1931 y que reside actualmente en mi isla, a saber dónde, que ya me gustaría a mí encontrármelo.

Los títulos que han caído en mis manos han sido EL TÍO POPPOFF, editado por Lumen en 1982, tercera edición, y BUENOS DÍAS, CERDITO, en una edición de Alfaguara de 1989. Antes de estos y en otra época había leído “¡Qué bonito es Panamá!”, en el que sus personajes Tigre y Oso, también protagonistas en “Buenos días, Cerdito” y otros muchos de sus títulos, marchan rumbo a Panamá, lugar que imaginan idílico, en un viaje repleto de aventuras y contado con sencillez y sentido del humor. Con ese libro su vida dio un vuelco y se convirtió en el clásico autor para niños que sería después, aunque él en realidad deseaba ser pintor.

El Tío Poppoff me ha parecido una lectura deliciosa. Está estructurado en capítulos breves, algunos de los cuales se pueden leer por separado. Tienen sentido único pero un ligero hilo conductor entre uno y otro los enlaza. El Tío Poppoff puede volar hasta los árboles, habla con los pájaros y los animales, hace concursos de cometas, asiste a carreras de caballitos de mar en el océano y se convierte en el rey de los espantapájaros. Todo es posible para este hombre sencillísimo cuyos quehaceres básicos en la vida son los que no cansen las manos: recoger comida para los conejos, arreglar nidos de pájaro, llevar a su casa a las mariposas que están cansadas… Es un personaje solitario y aventurero.

Una lectura tremendamente recomendable para niños mayores. Un libro poético, con humor, que deja cierto poso de tristeza y hondura.

Kalandraka ha hecho un estupendo trabajo de reedición y desde el año 2011 títulos como “Correo para el tigre”, “Qué bonito es Panamá”, “Vamos a buscar un tesoro” o “Yo te curaré, pequeño oso”, están disponibles. En las bibliotecas escolares y municipales deben andar, sin embargo, estos viejos ejemplares como los que yo he encontrado.

Como muestra, les dejo una de las historias que contiene el libro: “El regalo del pájaro”, ya que actualmente el libro está descatalogado. 

¡A disfrutar!

Pronto el invierno se echó sobre el país, y la nieve lo cubrió todo. Fue precisamente en Nochebuena cuando el tío Popoff fue al mercado de pájaros y compró uno, un pardillo.
Ese día el tío Popoff estaba solo. Y como precisamente era día de mercado en la aldea, se calzó sus guantes, se puso la gorra y emprendió el camino. Por los campos, atravesando la nieve, a la aldea y al mercado.
   Todos los años estaba en el mismo sitio un vendedor de pájaros.
   El tío Popoff estuvo bastante tiempo parado delante de las jaulas, mirando. Miraba los pájaros a la cara, porque por los ojos podía distinguir qué pájaro quería comprar.
   -¡Ése de ahí! ¿Qué le pasa? -preguntó al pajarero. En una pequeña jaula en el suelo estaba un pájaro gris que daba lástima. Miraba el suelo y no se movía. Como muerto.
   -No es más que un pardillo -dijo el pajarero-, un pájaro vulgar, no canta, no pía, no se mueve del sitio. No cuesta mucho. Una cincuenta con la jaula, pero, y esto lo digo expresamente, sin garantía.
   -Jaula ya tengo -dijo el tío Popoff-, sin jaula, ¿qué cuesta sin jaula?
   -Noventa -dijo el hombre, y el tío Popoff tampoco tenía más de noventa, que era lo que había ahorrado.
Dijo:
   -Me lo llevo.
   Y el hombre metió el pardillo en la pequeña jaula de madera que el tío Popoff llevaba en las manos.
   -¡Sin garantía! -gritó el hombre detrás-, ¡ya lo he dicho!
   El tío Popoff metió la jaula debajo de la chaqueta para que el pájaro no pasara frío y se marchó a casa.
   De vez en cuando se paraba, soplaba aire caliente a la jaula, cogía un par de pipas de girasol del bolsillo de la chaqueta, las mordía y se las ponía al pájaro.
   En casa encendió el fuego, puso el pájaro encima de la mesa, le dio comida y agua, y cuando llegó el atardecer, los dos estaban sentados a la ventana escuchando si ya se oían campanadas por el campo.
   Pronto el pájaro se había calentado, daba saltitos y cantaba un poco.
   La noche se volvió cada vez más profunda, y empezó a nevar. Se hizo el silencio en la habitación, y el fuego se apagó.
   Entonces el tío Popoff tomó la jaula, la llevó afuera, abrió la puerta y regaló de nuevo al pájaro su bosque.
   Esa noche el tío Popoff soñó con un tañer de campanas que había volado al cielo y se convirtió en una estrella.