martes, 6 de diciembre de 2016

¿Por qué no vienen niños grandes a escuchar cuentos?

Las sesiones de cuentos para público familiar están convirtiéndose poco a poco en sesiones de cuentos para bebés. ¿Dónde están los niños grandes?

¿Los niños grandes han huido? ¿Venían a las sesiones de cuentos cuando eran pequeños y cuando cumplieron ocho años y siguieron asistiendo se dieron cuenta de que los narradores seguían contando cosas muy sencillas y más bien dirigidas a los pequeños? O a lo mejor los narradores contaban para niños de su edad y les gustaban las historias pero los que venían a escuchar a la sesión eran muy pequeños e interrumpían mucho, o lloraban, o se movían y no les dejaban escuchar. O a lo mejor son grandes ya para cuentos y prefieren otros quehaceres en su tiempo libre. Siguen viniendo a la biblioteca y sacan libros pero no vienen a las sesiones de cuentos. A lo mejor sus padres insistieron al principio y los niños vinieron pero se desmotivaron y dejaron de hacerlo. A lo mejor los padres mismos fueron los que dejaron de traerlos porque ya los niños son mayores para estas cosas.

Muchos narradores que conozco están viviendo lo mismo. Sesiones en las que sólo vienen menores de seis. Y si cuentas para bebés la cuestión se complica porque los padres de los bebés te conocen y quieren venir a escuchar y traen a los niños muy pequeños aunque recién hayan cumplido los tres años… y tú tenías preparado un repertorio para niños mayores pero tienes que adaptarte porque el público que ha venido es muy pequeño, y así sesión tras sesión hasta que te das cuenta de que hace meses que no preparas un repertorio pensado para niños grandes porque no vienen. Hace meses que no cuentas un cuento de veinte minutos porque se suben por las paredes.

¿Es la pescadilla que se muerde la cola? Nosotros no contamos para los niños grandes porque ellos no vienen y ellos no vienen porque no les contamos.

¿Cuál es la solución? Como narradores debemos tener en cuenta que hemos de adaptarnos al público que venga a las sesiones familiares, pero cuando después de mucho tiempo eso se convierte en dejar de contar cuentos a niños mayores a menos que vayas a un colegio, ¿qué debemos hacer?
Hay narradores que conozco que tienen un repertorio constante y un estilo dirigido especialmente a niños mayores. El público lo sabe y suelen ir a verles niños grandes. ¿Pero qué hacemos los que contamos mucho para los más pequeños?

La primera salida que veo es tratar de fomentar en bibliotecas o librerías la programación específica para niños mayores de 7 años. ¿Vale recomendar o es preciso prohibir? ¿Qué pasa cuando los niños mayores tienen hermanos pequeños? ¿Pueden entrar?


Son muchos aspectos a tener en cuenta y la verdad es que llevo mucho tiempo dándole vueltas al tema. Tú, compañero/a, padre/madre/ programador/a, ¿qué opinas?

Expresarte pasito a pasito


EXPRESARTE pasito a pasito es un proyecto de estimulación temprana a través de los libros, la narración oral y el arte organizado por  Isabel Bolívar y por mí, patrocinado por el Gobierno de Canarias y Canarias Crea que se está llevando a cabo en las Bibliotecas Públicas del Estado de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas. 

Un proyecto que no ha dado más que alegrías por el buen recibimiento que ha tenido. Aquí les explico en qué consiste y ya Isabel y yo nos estamos preparando para el siguiente y último ciclo en diciembre.


Isabel Bolívar y Laura Escuela presentando el proyecto EXPRESARTE pasito a pasito en la Biblioteca Pública del Estado de SC de Tenerife

Los objetivos del proyecto son, entre otros, incrementar el acceso y el disfrute de actividades artísticas y culturales a familias con niños de 0 a 3 años, así como compartir una amplia gama de recursos textuales, orales y objetuales para fomentar la estimulación temprana y el desarrollo integral del bebé.
Familias durante el taller EXPRESARTE en la Biblioteca Pública del Estado de Las Palmas

A través de libros, canciones, poemas, nanas, retahílas y por medio de la experimentación y el juego acercaremos a los más pequeños a la biblioteca mientras fomentamos la expresión y relación del niño con el mundo que le rodea, potenciando sus habilidades, autoestima y seguridad.


Consiste en un taller de cuatro sesiones, una sesión por semana. Cada sesión dura aproximadamente una hora y trata sobre un tema específico: la noche, los animales, el cuerpo humano y la pintura.
Las familias con sus bebés disfrutan de un primer momento en el que se lleva a cabo una sesión de BEBECUENTOS en la que se comparten poemas, canciones, retahílas, etc. mediante el uso de objetos, títeres, instrumentos musicales y demás sobre el tema específico de ese día.

Laura Escuela en la Biblioteca Pública del Estado durante el taller de Octubre

Después se lleva a cabo una ACTIVIDAD PLÁSTICA relacionada con el tema y los libros que se estén trabajando. Se utilizan diferentes técnicas y con cada actividad por sesión se lleva a cabo la página de un libro que se conformará el último día: el primer libro hecho por y para el bebé.

Por último se lleva a cabo el libre ACERCAMIENTO A LIBROS seleccionados especialmente para niños de 0 a 3 años. Las familias escogen los libros que deseen para leer juntos, manipular y jugar con los pequeños. La monitora estará disponible para recomendar libros por edades o intereses. Finalmente nos despedimos hasta la siguiente sesión.

Isabel Bolívar en la Biblioteca Pública del Estado durante el taller de Noviembre

A cada ciclo han accedido hasta ahora 15 familias y se ha llevado a cabo durante el mes de octubre en las Bibliotecas Públicas del Estado de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas de Gran Canaria con gran éxito de convocatoria, acabándose las plazas en una sola mañana. Se seguirán realizando durante el mes de noviembre en ambas bibliotecas y durante el mes de diciembre sólo en la Biblioteca Pública del Estado de Santa Cruz.





domingo, 4 de diciembre de 2016

GRACIAS

Hoy quiero agradecer a los padres y madres que llevan a sus hijos e hijas a las sesiones de cuentos algunas cosas:

-Que respeten las edades recomendadas.
Gracias por no traer a tu hijo menor de 3 años a una sesión en la que previamente se ha indicado que es para mayores de 3. Gracias por, en caso de hacerlo porque tienes dos niños y uno es mayor de tres y otro menor, vienes con tu pareja o algún acompañante que puede hacerse cargo del pequeño y salir de la sala si es necesario.
Gracias por traer a tu hijo mayor de 6 años a las sesiones de cuentos. A veces echamos de menos a los niños mayores.

-Que respeten el espacio.
Gracias por haber aprendido que el espacio donde se lleva a cabo la sesión de Narración Oral cuenta con un funcionamiento específico: las familias vienen a escuchar, a compartir un momento en torno a los cuentos y el lugar cuenta con algunas normas básicas.
Gracias por haber aprendido a poner el teléfono en silencio.
Gracias por recordar que no hablamos entre nosotros, los adultos, cuando el narrador está contando.
Gracias por darte cuenta de que, cuando coincides en la sala con amigos/as o familiares que también vienen con sus hijos, puedes hablar con ellos/as antes o después de la sesión. 
Gracias por ayudar a tu hijo a entender que la sala donde se está escuchando el cuento no es un parque ni un bar ni un rocódromo.

-Que respeten a las historias y a quien las cuenta.
Gracias por, cuando ves a tu hijo pequeño interrumpiendo constantemente porque está muy nervioso o por algún otro motivo, ayudarle a calmarse y salir de la sala si es preciso. Gracias por no gritarle mientras el narrador está contando, sino acercarte y llamarle la atención en voz baja.
No te preocupes si el bebé tira del mantel donde están colocados todos los elementos de la sesión. Me vale que hayas tenido la intención de correr y llamarlo para impedirlo.
Gracias por entender que si tu niño es muy pequeño es normal que se quiera mover, pero también sabes cuándo se mueve demasiado y no tiene el día y lo respetas.
Gracias por no interrumpir el cuento porque quieres sacar una foto a tu hijo mientras estás en la sesión.
Gracias por implicarte, por responder, por cantar, por sonreír mientras escuchas, por comentar algo muy bajito sobre lo que se está contando con tu hijo, al que tienes sentado cerca de ti.
Gracias por sentarte cerca de tu hijo.

-Que respeten al librero o al bibliotecario.
Gracias por comprender las normas de funcionamiento de las inscripciones y por dar por hecho que nadie tiene nada en contra de que asistas a las sesiones de cuentos sino, bien al contrario, se programan sesiones de cuentos para familias con niños de diferentes edades y cada una tiene su forma de estructurarse. Cada lugar cuenta con su especificidad. Gracias por tener paciencia.

GRACIAS

viernes, 14 de octubre de 2016

Mi nido, mi prado, mi flor y mi laguna


Qué dulzura de libritos he encontrado perfectos para los bebés. Se trata de una colección de libros de cartoné con títere de dedo incluido llamados "Mi nido", "Mi prado", "Mi flor" y "Mi laguna". Sus autoras son Sara Gillingham y Lorena Siminovich. Están editados por Catapulta Ediciones.  

Cada libro cuenta con un protagonista: Un pajarito, un conejo, una flor y un pez, que es un títere de dedo que se encuentra en la parte central del libro y acompañan todo el tiempo. 


Me gusta mucho la sencillez de sus ilustraciones, que son cálidas y definidas, en colores brillantes y pastel, cada una con un personaje principal que habla en primera persona sobre su hábitat, su entorno. 

Las frases son muy sencillas y descriptivas pero, como suelo comentar, es un punto de partida estupendo para que nosotros creemos nuestra propia historia o descripciones, para que cantemos alguna canción relacionada con ese hábitat o ese animal protagonista, etc. 

Las páginas están troqueladas de manera que el hueco del títere se va cerrando cada vez más hasta que nos muestra dónde y con quién se encuentra: acogido y querido por su familia. 

Una colección preciosa para contarles desde que tienen meses y para que ellos manipulen aproximadamente desde el año de edad.

¡Que los disfruten!

martes, 11 de octubre de 2016

Trumpet, de Mónica Rodríguez


Resulta que después de haber leído “La última función”, de Mónica Rodríguez, que reseñaba aquí, le he vuelto a pedir un libro a “mi” bibliotecaria y me ha ofrecido “Trumpet”, de la misma autora, así que entro en un período temático con ella. Está publicado por Edelvives en la colección Alandar.

Trumpet ha sido devorado en una tarde. Es fácil enamorarse de la prosa poética de esta autora estupenda, es fácil caer, emocionarse, sentirse dentro de la historia escuchando blues, notando cómo se encoge el estómago de tristeza y de vida ante el fraseo de la música y la mirada de Malik y dejándonos llevar por el bullicio de los bares en Nueva Orleans o de las calles de Madrid. Y sobre todo, buscando una sonrisa. 

Trumpet nos cuenta la historia de Malik, un viejo negro trompetista que sobrevive tocando en las calles de Madrid y que vuelve una y otra vez a evocar los tiempos en que tocaba en Nueva Orleans, tiempos de oro en los que su don le proporcionaba todo el dinero que necesitaba. Pero una y otra vez la tristeza en sus ojos, el recuerdo de su madre, de un amor imposible, de un presente en las aceras. 

Paralelamente nos encontramos con la historia de Mateo, un niño que le escucha tocar en la calle y que siente que esa música tiene algo que le agarra el estómago, algo que necesita entender, algo que hace que su vida dé un vuelco. Y no podemos olvidarnos de Trumpet, un perro callejero amante del blues que se convierte en compañero del músico.

Una historia sobre el pasado, el paso del tiempo, la vida y sus tristezas y dichas. Una historia sobre los que están en la calle, a los que no vemos. Una historia sobre la prisa, sobre el detenerse; sobre la escucha y las pasiones que remueven y reconducen la vida.

Una novela estupenda para jóvenes y no tan jóvenes. Absolutamente deliciosa, aunque me deja con ganas de saber más, mucho más sobre todos los personajes que aparecen. Qué forma tiene esta escritora de construirlos, un modo tan completo y humano con pocos trazos que uno siente que ve la película en la que aparecen y quieres ver todo y saber más.

En fin, un placer. Disfrútenlo.

martes, 4 de octubre de 2016

La última función

Hace unas semanas, para una sesión específica, buscaba un libro álbum que contara alguna buena historia de algún clown o payaso, pero en mi biblioteca de siempre no encontré ninguno de los que había oído hablar o me habían recomendado.


Me iba ya con ese regusto a vacío cuando Susi, “mi” bibliotecaria, me dio un pequeño librito publicado por ANAYA en la colección El duende verde: La última función, escrito por Mónica Rodríguez e ilustrado por Adolfo Serra. Me dijo: “ya sé que no es lo que buscas pero a mí me gustó la historia”. 

No me costó mucho llevármelo: las ilustraciones de Serra me encantan y que a Susi le haya gustado es suficiente. Y bueno, en absoluto me sirvió para lo que necesitaba pero su lectura me ha dejado enamorada. Es un libro delicioso, muy bien escrito, que ganó en su momento el XXX Concurso de Narrativa Infantil “Vila d´Ibi”. 

Sólo el prólogo me encantó, una carta al posible lector que finaliza así: 
“Lo que de verdad he querido hacer con este libro es un homenaje a todos esos seres fabulosos que nos dan de reír y hacen que subamos tan alto que acabemos merendando con los dioses. 
Los payasos, sí. No hay oficio más bonito. Tiene narices la cosa. “
Y después comienza una historia de las que te envuelven, de las que no puedes parar de leer porque lo que cuenta tiene alma, tiene enjundia y está bien contado. Pasas las páginas como quien come. A veces es sorprendente, otras es dulcemente predecible pero siempre es un gusto leer a quien respeta a los personajes y les dota de vida real, de emociones reales, de tristeza, melancolía, gratitud, esperanza. Personajes que sientes cerca enseguida, que están maravillosamente construidos. Mónica no vende aire, no levanta falsas expectativas, no parece escribir más que para contar algo. Algunas veces echo en falta eso en los libros para los más pequeños. Algo tan sencillo y tan complejo. A veces sobra artificio y pretensiones y falta corazón y un algo bueno que contar y bien contado. 

Supongo que me fascina especialmente que Mónica se permita la tristeza y la acerque al público infantil de un modo tan delicado, poético y accesible con el impagable apoyo visual de Adolfo Serra. 

El librito cuenta con 33 capítulos de una o dos páginas cada uno, siempre titulados con el nombre de un personaje o varios. 
Narra la historia de Humberto, un viejo payaso de circo que vuelve al pueblo en el que nació cincuenta y un años después de haberse marchado para poder ser payaso. Vuelve para realizar su última función. Vuelve triste. Allí dejó a sus padres, decepcionados porque no quiso dedicarse al negocio familiar; dejó a su novia Karina, que no le quiso acompañar; dejó a su mejor amigo, que le dio la espalda cuando él se marchó. Paralelamente nos cuenta la historia de dos niños, Salvador y Saskia. Él, un niño triste y ella una niña aventurera, ambos necesitados de risas. Las vidas del anciano y los niños se cruzan, y la autora nos va presentando a otros tantos personajes, todos importantes, y va engranando perfectamente la historia hasta llegar a un final bello, amable, revelador.

Qué decir, búsquenlo, léanlo, enamórense de sus personajes, compártanlo con sus hijos o alumnos, disfruten de las bellísimas ilustraciones de Adolfo, que sabe contar con colores tan bien como Mónica con palabras.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Cuentópolis de septiembre y su canal

Como comentaba algunas entradas más atrás, la Revista KIDSLIFE cada mes en su web renueva su contenido, y cada bimestre publica una nueva edición en papel con contenidos diferentes.

CUENTÓPOLIS está incluido en la revista y cada entrega cuenta con la recomendación de algunos libros. Aquí traigo los publicados en la web en septiembre. 


También cuenta con el CANAL CUENTÓPOLIS, donde cuento alguna cosa relacionada con los libros publicados. ¡Por ahora de un modo bastante casero!
En este caso comparto la musicalización del libro REGALOS de Estrella Ortiz, en especial para los más pequeños.

Espero que les resulte de utilidad. ¡Seguimos!