viernes, 21 de septiembre de 2012

"Y conté cuentos. Y sirvió"

Tras muchos meses de arduo trabajo, la Asociación de Profesionales de la Narración Oral en España (AEDA) pone en marcha su página web, que recomiendo visiten para que se hagan una idea del trabajo que llevan a cabo.

Hace unos meses, desde la comisión web (Pep Bruno, para ser más exactos) supieron que iba a encontrarme con la escritora Montserrat del Amo, ya que cursando el VI Máster del CEPLI (Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil) en Cuenca, coincidiría con ella cuando viniera a darnos una charla sobre su experiencia.

Me propusieron realizarle una entrevista, no como autora de literatura juvenil, que también, sino como narradora, ya que fue una de las pioneras de la Narración Oral en España, allá por los años cincuenta, cuando comenzó contando cuentos en Bibliotecas Públicas de Madrid.

Tuve la suerte de poder entrevistarla y conocerla, junto a todos mis compañeros del CEPLI, y voy a compartir con ustedes la entrevista, que pueden encontrar enlazada en la web de AEDA. 

Antes, sin embargo, quiero contarles una anécdota. Una de mis compañeras del CEPLI, llamada Georgina Lázaro, reconocidísima escritora costarricense, ya había coincidido con Montserrat anteriormente. Fue en Chile, en el Congreso de la Lengua Española de Valparaíso, el cual se tuvo que cancelar debido al sonoro terremoto que sucedió en Marzo de 2010. Ella vivió en sus propias carnes una de las curiosidades que Montserrat cuenta en esta entrevista, y ha tenido a bien cedernos una foto de aquel momento. 

Una de las preguntas que le hago a Montserrat es qué cuentos contaba y dónde lo hacía. Respondiendo a esta última pregunta, comentó lo siguiente:

"He contado en muchos sitios: bibliotecas, colegios, centros de la tercera edad, conferencias… De hecho he contado cuentos a los diez minutos de un terrible terremoto en Santiago de Chile en el hall de un hotel. La gente estaba muy asustada: en ropa interior, otros cubiertos con mantas… había de todo. Cuando nos dejaron entrar en el hotel había hablado en el Congreso de Escritores sobre la narración oral y había dicho que servía para todo. Lo afirmé rotundamente. Así que allí, en aquel hall, dije: vamos a ver si vale para pasar el susto tras un terremoto. Y conté cuentos. Y sirvió."

(Imagen: César Hernández Colón)

Georgina nos cede una imagen de aquel momento, a mi juicio histórico y entrañable, en que Montserrat del Amo contaba cuentos en el hall del hotel. 

Una mujer encantadora que lleva años escribiendo, contando y compartiendo con el mundo su trabajo. Una mujer que se presta, que se da generosamente y está dispuesta a vivir con pasión cada ratito. Una mujer que cuenta cuentos en el hall de un hotel después de un terremoto porque tiene la certeza de que los cuentos sirven.

Y sirven.

2 comentarios:

  1. Claro que sirven. Me gusta cómo has recreado la anécdota. Merece ser contada y recontada, ¿que no?

    ResponderEliminar